¿Por qué importa la inteligencia financiera al emprender?

 

Las finanzas son una parte integral de cualquier negocio. No es sorprendente entonces que una mala gestión financiera esté entre las causas principales del fracaso al emprender.

Por ello obtener conocimientos financieros es importante ya que nos ayuda a comprender cómo funciona y fluye el dinero.

Daymond John (Shark Tank) incluso comenta que se trata de entender el dinero como una herramienta. También aclara que pesar de tener grandes ideas de negocios, los emprendedores luchan por entender asuntos complejos del día a día. Por ejemplo impuestos, tasas de interés, seguros de salud, entre otros. Incluso reconoce que la falta de inteligencia financiera es uno de los mayores problemas en los Estados Unidos. Dato curioso sobre la cuna del capitalismo, ¿no te parece?

¿Por qué debería importarnos la inteligencia financiera?

Fomentar un entorno empresarial próspero requiere que capacitemos a los emprendedores y empresarios. Esta formación le dará los conocimientos y recursos que ayudarán a reducir los riesgos de operar un negocio.

Cuando se trata de asuntos financieros, un programa educativo bien desarrollado puede aumentar la inteligencia financiera del emprendedor. Esto es un requisito para fortalecer su proceso de toma de decisiones.

Imagínese si pudiéramos mejorar las probabilidades de supervivencia de una empresa en un par de puntos porcentuales.

¿Cuántas empresas perdurables serían creadas?

¿Cuántas personas mantendrían un trabajo estable?

¿Cuántas empresas contratarían nuevos empleados?

Me parece un propósito digno del esfuerzo. Un ecosistema empresarial financieramente inteligente dará poder a nuestras comunidades. Esto ayudará a aumentar las tasas de éxito empresarial, atrayendo capital y fortaleciendo la resiliencia económica de las empresas.

En este punto, la solución es obvia: todos necesitamos educación financiera. Sin embargo, no es tan simple.

Creo que la educación puede hacer una gran diferencia. Aún así, el problema es lo que enseñamos y cómo lo enseñamos. Además, como dice el profesor Roger Schank:

El aprendizaje ocurre cuando alguien quiere aprender, no cuando alguien quiere enseñar.

¿Qué se está enseñando en finanzas personales y de negocios en el sistema educativo formal?

No mucho, o no siempre las cosas oportunas. Pienso que debería haber aprendido sobre impuestos y puntajes (score) de crédito durante la escuela secundaria, pero no sucedió.

Invertí muchos años de mi vida obteniendo títulos en economía, finanzas y administración. También he trabajado más de una década trabajando en la industria financiera. A pesar del conocimiento adquirido, he cometido muchos errores y he caído varias veces en las dificultades financieras comunes. Curioso, ¿no es así?

Después de tantos errores descubrí que la fórmula de éxito financiero luce así:

Inteligencia financiera = Conocimiento financiero + Hábitos adecuados + Pensamiento creativo

Lamentablemente, no aprendemos esto en la escuela secundaria o la Universidad. Toca por lo general aprender de los errores.

¿Cómo se está enseñando las finanzas hasta ahora?

No de la manera mas digerible. Me apasiona la educación financiera, sin embargo como estudiante la experiencia que he tenido deja mucho que desear.

Los cientos de fórmulas, teorías y conceptos que “aprendí” no son necesariamente relevantes hasta ahora. Aprecio la importancia de todos los cursos que tomé, pero la mayoría de ellos estaban fuera de contexto.

La mayoría de las veces el sistema me obligó a memorizar cosas para aprobar un examen. Lo útil habría sido enseñarme a pensar críticamente para resolver desafíos reales.

¿Cómo hacemos que la gente quiera aprender sobre finanzas?

Para tener una mejor experiencia deberíamos utilizar un enfoque nuevo e innovador. Una enfoque donde el conocimiento técnico y las finanzas conductuales se unan al pensamiento del diseño. Todo ello junto a la gamificación ayudarían a que los conceptos complejos sean más fáciles de digerir.

La clave es proporcionar el conocimiento relevante. Se debe enseñar herramientas y tácticas para resolver problemas reales. Un sistema de educación financiera justo a tiempo.

Debe ser prioridad aumentar el conocimiento financiero para generar un ecosistema de negocios sostenible. Esto crea un entorno que permita reducir las barreras a la prosperidad y bienestar para todos.

Para ello, el primer paso es formarse y depende de cada uno de nosotros. Siempre recordando tal como dijo Benjamin Franklin:

Una inversión en conocimiento paga el mejor rendimiento.